4 comentarios para “El cuerpo de las niñas en el libro de Adela Dubra”

  1. Angel

    El libro de Adela Dubra es fantástico, es una vuelta a la cordura.

  2. Margarita

    A la cordura y a la vida para los adultos.
    Los chicos están precisando más modales,más horarios y más reglas de buena educación .
    Son sumamente molestos a la hora del copetín ,y más molestos aún cuando son primer violín.

  3. Gabriel

    Lo comentaba en tuiter, lo de la falda me huele a consejo de los libros de urbanidad de Orestes Araújo que tenía mi sra. abuela. Los padres de este siglo limpiamos culos, cambiamos pañales, bañamos hij@s..sentar en la falda????

    La palmada garronera (de parientes y amigos?) a la nena no sé en qué ámbitos se da, si le pasara a una de mis hijas el “garronero” no se podría sentar por una semana, te lo aseguro.

    Adela, hay una psicología pero a la vez hay muchas, lo que mencionás de la activación (?) no tiene mucho gollete ni desde el psicoanálisis, ninguna niña va a pasar a la etapa genital porque el papá la siente en la falda, o le lea un cuento con ella recostada en la falda de él.

    Que hay mimos que no son inocuos…claro, pero esos no son mimos, son toqueteos, gestos de abuso, y remiten a otra cosa. Mimos son mimos.

    Para tu edición revisada quizás sería interesante que incluyeras alguna opinión contrastante con la del vejete éste, que parece q fuera el oráculo de Delfos.

    Arriba!

  4. Veterana

    Uffffff al fin alguien aggiornado, sensato, equilibrado y…padre
    Despues de las pavadas que he leido aca es un soplo de cordura
    Dr.Mañe, alguna de sus varias hijas no habra quedado con falta de algun mimito mas de su severo padre? Eso tambien puede ser motivo para psicologo

Dejar un comentario