13 comentarios para “Montevideo mágico y una chica que agoniza”

  1. marie

    Ma chere, vous etes absolument emmerdee, est-ce qu il se peut que vous soyez emmerdeuse aussi? pardonnez-moi, mon ordinateur est terrible en tout ce qui concerne les accents.

  2. Mechi

    Qué bueno, sobre todo los dos primeros párrafos, es así. Me das ternurita nena, ahora, yo no prescindiría de los antidepresivos, al contrario, los recomiendo!

  3. Maru

    Brillante, sin mas palabras.

  4. belen

    es una realidad entre jocosa y cruda la soledad tiene una mala connotación deberías disfrutar mas de ella en vez de culparla tan malamente me gusto tu post me ha hecho reír y también sentir hasta la niebla de Montevideo aunque viva en Venezuela

  5. Margarita

    Querida Eleonora,
    Tu descripción es aterradora.
    Tómate el buque y rumbea para cualquier lado.
    No pierdas más tiempo.
    Unite a Greenpeace o cualquier .org.
    Viví la vida ,es corta.
    Escribís muy bien,aprovechalo.

  6. marie

    Si vous continuez a parler sur la haute technologie de votre truc vous ne ferez bander personne.

  7. Cavernícola

    Muy buen texto, yo le dejo un tip a la sra.: hágase un perfil en Badoo, ahí consigue seguro un huesito para roer en invierno (siempre que no tenga demasiadas pretensiones).

  8. Pablo

    muy interesante la reflexión de esta joven dama que imagino en sus treinta, de mi generación, yo comparto esa sensación que refleja en parte su ensayo, que esta sociedad está armada para fluir en pareja, si uno está soltero sea hombre o mujer, es difícil estar cómodo en todos los ámbitos sociales, por presión externa, porque los demás se cierran (una persona sola no genera empatía, es inconsciente pero existe). Estar solo en un bar, un restaurant, un cóctel, un casamiento, velorio o bautismo, un evento cualquiera, es más incómodo, que ir en grupo, en pareja o en barra donde es más fácil intercambiar con otras personas. Se genera un círculo vicioso donde la soledad sólo atrae más soledad, las drogas y otros escapes a corto plazo sólo traen depresión. Todo esto sin saber la historia de esta joven mujer, pero vi reflejada ciertas cosas, relativas a duendes y el despecho por el sexo opuesto, que también la viven los hombres.

    Montevideo es una ciudad monótona, pero al menos para mí es más disfrutable en invierno.

  9. Blue

    Quizá sea hora de empezar a disfrutar la soledad. Quizá solo así, y por llevar la contra, de pronto descubrimos que ahora Soledad es la vecina de al lado, a quien odiamos en silencio porque justo viene a pedir azúcar cuando estamos en pleno romance con nuestro huesito. A quien encontramos en el pasillo “justo” cuando nos estamos despidiendo en el ascensor, medio desnudas y con un aroma a sexo que nos mata. Ella…con esa sonrisa enorme y brillante de mujer sola. Hambrienta. Feroz. Y entonces nos imaginamos que un día entramos a casa y la encontramos a ella con “nuestro” huesito, haciéndole todo eso que a nosotras nos dio cierto pudor. Y de tanta imaginación nace la furia y le recriminamos al huesito, y desconfiamos, y creamos y re -creamos la escena una y otra vez, hasta convencernos de que es real.
    Para cuando bajamos un cambio, y reconocemos el patetismo de nuestra creativa ficción, estamos solas de nuevo, drogándonos un poco cada viernes, soñando con el huesito y esperando uno nuevo.
    Basta! Lloramos y ahogamos nuestros gemidos, justificándonos con que a falta de un buen hombre está consolador. Pero quizá deberíamos acentuar la frase en un “y viceversa!”. Salgamos al mundo sin vueltas , de frente. Volvamos a casa con lo que deseamos y no lo dejemos ir. Y punto. No debería ser tan difícil, ¿no les parece?

  10. Remanso

    Apreciada Elonora, la vida es mas sencilla de lo que nosotros la hacemos. A veces la complicamos o nos complicamos solos. Encontrar a alguien que sea completo y nos de amor, sexo, compañía, buena conversación, etc. es difícil encontrarlo de una sola vez. Hay cosas que se van construyendo, es como el artista que talla una escultura. Lo principal es buscar un material noble y después ir dándole forma e irnos enamorando de a poco de eso que vamos construyendo. Cuando uno engancha una relación únicamente porque le gusta la forma (léase que el tipo está bárbaro o la mina está divina) hay que ser consciente que lo mas probable es que el material con el que está construido no sea noble, por lo que es muy probable que termine siendo algo descartable y que dure poco tiempo. A veces pasa que además el material puede ser noble, pero es en un pequeño porcentaje. Ahora si uno busca algo sabiendo de antemano que va a ser descartable, no importa que sea de plástico y no tiene por que ser de mármol o de bronce o de madera dura (¿me explico?). Tengo amigos que viven buscando mujeres divinas, de esas que decimos que están que se parten y cuando las conquistan solo logran decepciones porque no están construidas de material noble. Yo le sugiero que mientras busca su media naranja, vaya comiendo mandarinas.

  11. marie

    Me gusto la alegoria frutal.

  12. pepitalapistolera

    Remanso, me encantó leer tu comentario, a mi que también estoy sola me encanta ver que hay hombres sanos, de buenos sentimientos, que se fija en el interior de la persona, lamentablemente hoy muchos (hombres y mujeres) nos sentimos descartables, de vez en cuando aparece un buen corazón y ahí vuelve la esperanza, la ilusión, hasta te diría de fe.

  13. pepitalapistolera

    Me comí la n en fijan y quise decir algo de fe (ojalá sea por lo menos del tamaño de un grano de mostaza), saludos.

Dejar un comentario